Review The Irishman

Esta historia, que nos cuenta el misterio de la desaparición del legendario sindicalista Jimmy Hoffa, salta continuamente de un tiempo verbal a otro, y aunque narrativamente resulta muy sutil, tengo un problema grave con los actores que me saca por completo de la película. 

Es obvio que el trabajo de rejuvenecimiento está muy logrado y puede colar, pero lo que no cuela de ninguna manera es la forma tan carca que tienen de moverse, y me jode tener que decir esto de un elenco de actores que tanto admiro, pero es que tienen ya casi 80 tacos, y eso se nota. Por momentos, creía estar viendo aquella de "El abuelo que saltó por la ventana y se largó", versión mafia.

El canteo más esperpéntico es el de De Niro, lógicamente por lo que conlleva su papel. Hablo de escenas como la del min 28. Frank le da una paliza al frutero que resulta incluso cómica, por la forma tan octogenaria que tiene de moverse, mientras el frutero se marca un Neymar, tirándose y agitándose como una sardinilla, en esta escena de pelea geriátrica que nos intentan colar como el acto de un violento capo. Sin embargo, cuando De Niro interpreta aquellos pasajes de su etapa más madura, todo resulta especialmente natural y emotivo. Estos saltos en el tiempo son continuos y, bajo mi punto de vista, crea una obra bastante irregular entre momentos auténticos y momentos forzados de manera antinatural.

Nota 5/10